Una boda en otoño

Cuando me dijeron que tendría una boda en octubre lo primero que pensé fue...¡qué mala fecha! Celebrar una boda en otoño es arriesgarse a que haga frío y llueva. Y además... ¡hay que ponerse medias!  :-)  Es broma, siempre es un buen momento para casarse y nada puede estropear un día tan especial. 
Para la ocasión elegí un vestido rojo de Amaya Arzuaga. No suelo elegir este color porque llama mucho la atención, pero tengo que reconocer que fue amor a primera vista. Tiene manga larga (muy apropiado para estos meses) y escote palabra de honor. Además, escogí unos zapatos en tono nude para no competir con el vestido. 
Esta es una de las pocas fotos que nos hicimos y que he podido rescatar para que veáis el vestido. Espero poder ponérmelo pronto y enseñároslo mejor. 

Muchísimas gracias por vuestros comentarios y visitas. Ya me han llegado las primeras fotos con los zapatos para escoger la que saldrá publicada en Smoda así que dentro de nada os las podré enseñar porque son preciosas :-) y a mediados de mes por fin saldrán también las que hice para Elle Decor y las de gck. ¡¡Estoy impaciente!!

Un besito enorme y ¡¡¡disfrutar de puente!!!